EXPERTOS EN REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS

94 454 36 83 · info@baskolan.com · Gplus Twitter Facebook Youtube

Baskolan

Las obras han afectado a la cubierta y han solucionado las patologías que presentaba la fachada.

El edificio de viviendas situado en la bilbaína calle Zumalacárregui, número 28, ha sido sometido a la rehabilitación completa de su cubierta así como a varias actuaciones de relevancia en sus fachadas. Las obras, desarrolladas por Baskolan, han alcanzado un importe de 302.098,56 €.

El edificio se encuentra ubicado en una calle de mucho tránsito rodado en el borde del parque Etxebarria, en una zona despejada y alta, orientado a los vientos dominantes del noroeste, sin protección frontal de otras edificaciones o arbolado. Construido en torno al año 1977, el edificio presentaba diversas patologías que en el caso de la fachada requerían una actuación urgente para evitar desprendimientos de elementos sueltos o muy deteriorados.

Baskolan

Reforma integral de la cubierta

El tejado presentaba fallos en la fijación de tejas así como en los elementos de remate de zinc y ha sido sometido a una rehabilitación completa.

Por su parte, las fachadas son de ladrillo caravista con franjas intermedias de gres marrón, y ese gres era el elemento más débil, pudiendo observarse desprendimientos generalizados en todas sus fachadas y plantas, más graves en las más expuestas. Esa caída de gres había provocado una falta de protección de la estructura de borde de los forjados originando una filtración de agua en las vigas. Como consecuencia, la armadura, recubierta inicialmente por hormigón, se había empezado a oxidar y había aumentado su volumen quedando al descubierto. La solución de esta grave patología ha implicado la demolición y posterior reposición de las franjas de gres, con un tratamiento de refuerzo estructural.

Las obras de rehabilitación también han incluido la demolición de los solados de terrazas así como el remate de su impermeabilización y reparaciones en aquellas zonas de ladrillo caravista que se encontraban agrietadas y en los goterones de la planta baja de la fachada norte. Todos los elementos afectados por las reparaciones y que así lo requerían han sido pintados y la fachada ha sido sometida a una completa limpieza para eliminar la suciedad generalizada por moho y humedades.

Con todas estas actuaciones Baskolan ha detenido el deterioro de los sistemas constructivos existentes alargando la vida útil del edificio.

En la foto superior vemos la imagen del inmueble tras la rehabilitación. En la foto inferior se muestra cómo el edificio de Zumalacárregui 28 presentaba un evidente deterioro en los cantos de forjado y en los muros de cimentación.

Noticias Baskolan

Siguenos en ...